------- PICHONES EN VENTA ---------

------- PICHONES EN VENTA ---------
Pulsa en la imagen para ver las parejas disponibles

miércoles, 31 de enero de 2018

El jugador de ajedrez

A raíz de mi comentario en el que hablaba sobre los ataques de azor que estoy sufriendo y sobre las medidas de "protección" que algún compañero recomendaba en un foro colombófilo, me escribió un lector habitual de este blog para pedirme que fuera prudente a la hora de valorar el éxito o el fracaso de una medida "anti-azor" porque estos bichos son como "jugadores de ajedrez". Tú hoy haces un movimiento, lo puteas, y él, al poco tiempo, hará otro para contrarrestar tu acción.... y efectivamente así ha sido. Les cuento un poco la sucesión de hechos... Huyendo de esta fiera empecé a soltar las palomas mucho más temprano que lo que solía hacer. Pasé de soltar cerca de las seis de la tarde a hacerlo a eso de las cuatro. La primera semana o diez días la medida funcionó de maravilla... ni rastro del azor y cuando lo veía por la zona o seguía de largo sin ponernos asunto o se iba a por el bando pero en "modo juguetón", las embestía pero sin demasiado interés. Las palomas con hacer un pequeño "juego de cintura" se lo quitaban de encima y a seguir entrenando, pero ayer la cosa cambió y se nos presentó con ánimos guerreros  mientras volaba el bando, sin importarle un carajo que no fuera "hora de comer". Como este bicho tiene algunas dificultades para ir a por la palomas que vuelan con fuerza, ya que ni de lejos tiene la velocidad de un peregrino, se tiró a por la típica remolona que sólo vuela un rato y acaba siempre "escondida" en el techo de un invernadero cercano. Esta que les pongo a continuación es una foto de los restos que dejó a su paso... dentro del círculo rojo pueden apreciar el reguero de plumas en el lugar donde estaba posada la paloma atacada:


Fue un ataque clásico de azor... horizontal, por sorpresa, con el sol a su cola (para que la presa no lo vea venir hasta que lo tenga encima) y arrancando sobre la marcha con la presa, sin pararse a matarla hasta llegar a un lugar seguro. En esta ocasión lo vi todo en primerísimo plano y una vez más la "chulería" de estos animales le costó quedarse en ayunas, pues se posó a comerse a su víctima a poco más de treinta metros de donde yo me encontraba. Corrí hacia él y pude salvar la paloma, mientras el azor remontaba de nuevo el vuelo. Esta pobre no creo que este año vaya a poder competir, pero seguro que se recuperará sin mucho esfuerzo. Como me había anticipado nuestro compañero, el azor había movido ficha, aunque en esta ocasión la jugada le salió mal, a pesar de lo cual hoy volvió a la carga a la misma hora del día anterior... aunque usando otra estrategia, como buen ajedrecista que no se da por vencido ante el primer inconveniente.... je,je,je. Esta vez no apareció de la nada para atacar "por la vía rápida", sino que utilizó una táctica más propia de los peregrinos. Se acercó al palomar volando alto y en círculos. Las palomas que esa táctica ya "la llevan en los genes" respondieron como suelen hacer en estos casos... empezaron a volar más alto que el bicho para quitárselo del cogote... hasta que una perdió los nervios y se salió de la formación, como suele pasar normalmente.... y el azor haciendo de halcón se colocó en posición y le hizo un picado... pero, para que nos vamos a engañar, el que ha visto a un peregrino hacer esta jugada ya sabe con tiempo cómo acaba la película y al hermano azor se le veía que estaba fuera de su medio, y el picado que se marcó fue bastante penoso. La paloma asustada, pero sin realmente verse en peligro en ningún momento, se refugió entre unos árboles dándome tiempo a mi para correr hasta ellos y volver a espantar al azor por segunda vez en dos días. Felizmente todo quedó en un susto y al rato la paloma se atrevió a salir de los cipreses para volver al palomar. 

A pesar de estas dos victorias "parciales" el azor sigue ganándome la partida de sobra pues en lo que va de año ya son catorce las "fichas" que me ha comido (doy por hecho que no todos comidos por el azor, sino en muchos casos ahuyentados de la zona por sus continuos ataques). Habrá que esperar a mañana  a ver por dónde nos sale este "Kasparov" emplumado.  

domingo, 21 de enero de 2018

Una gran subasta

Hoy en día si de algo tenemos para dar y regalar en nuestra afición son subastas. Casi a diario se ponen "bajo el martillo" cientos de palomas en toda Europa y con la facilidad de Internet ya no hay fronteras a la hora de comprar cualquier animal que nos pueda interesar. Lógicamente entre tanta oferta hay un poco de todo... paloma buenas y palomas malas, auténticas gangas y precios inflados hasta la locura, palomares punteros y palomares "de regional", fotos reales y primeros premios del "fotochop"... Es ahí donde entra el buen criterio de cada uno para saber cuándo y dónde comprar, con la idea de evitarnos posibles disgustos a posteriori (palomas que no se parecen ni de lejos a las de las fotos, animales en pésimo estado de salud, pichones con un físico que recuerda a cualquier cosa menos a un futuro atleta, palomas adultas compradas como machos o hembras y que luego resultan ser del sexo contrario, etc.). Dicho todo lo anterior y si me admiten que les sugiera una subasta, me permitiría recomendarles la que en estos momentos realizan en la web de Herbots los prestigiosos colombófilos belgas Thierry y Thomas Sibille... vale que no soy objetivo cuando hablo de ellos y de sus palomas, porque son buenos amigos, pero lo mismo que les digo esto también les digo que pondría la mano en el fuego por la calidad de lo que ofertan y, por supuesto, por la seriedad de toda la organización de la subasta. Este es el enlace a la comentada subasta, por si alguno se anima a pujar por estas fabulosas palomas: Subasta Sibille. Las palomas compradas en esta subasta se ponen en España (Madrid) sin coste adicional y las traigo yo personalmente, por lo que la escusa del transporte ya no les vale... je,je,je,je,je. Otra cosa a tener en cuenta es que, como suele pasar en todas las grandes subastas, hay una primera parte de la puja que se hace en Internet y el remate final se lleva a cabo posteriormente en un acto público. Quien esté interesado en pujar el último día en el local de subasta puede contactar conmigo y le gestionaré la realización de las pujas que desee llevar a cabo.




sábado, 20 de enero de 2018

De record

Recuerdo que cuando instalé mi nuevo palomar en su actual ubicación en Madrid me alegró sobremanera el ver que era una zona "limpia" de rapaces... al menos así fue durante los primeros años de mi estancia allí, pero estos dos últimos años la cosa ha cambiado drásticamente con la llegada de "un vecino" tan implacable como es el azor. Como ya les he comentando por ahí abajo, sus ataques son casi diarios sobre mi bando y, a diferencia de los halcones, el porcentaje de éxito de los azores es brutalmente elevado, ya que no busca un ataque directo sobre el bando mientras este vuela, lo que da cierto margen de defensa a las palomas, sino que prefiere sorprenderlas cuando están posadas cerca del palomar o incluso en el propio sputnik. Los números hablan por sí solos... en 2017... ataque de azor el día tres de enero, las persigue por toda la zona y acaba metiéndose dentro del palomar a rematar la faena... resultado... diecisiete bajas en un día, entre muertos y pichones que fruto del pánico salen a volar y no regresan más. En 2018, en los dieciocho días que han volado este año, catorce bajas, igualmente, entre las que caen presas del bicho y las que huyen y no se vuelve a saber nada más de ellas. Ya sé que esta es la ley de la naturaleza y que yo soy el que ha decidido poner el palomar en mitad de su territorio... pero el cabreo y la sensación de frustración permanente no me la quita nadie.

Tras finalizar de escribir el texto anterior, justo antes de darle a "Publicar", estaba mirando en un foro de colombofilia y casualmente me encontré con otro compañero que también pertenece al club de  los "amigos del azor"... je,je,je,je. A continuación copio su comentario porque coincide plenamente con mi experiencia y me parece muy descriptivo de lo que supone convivir con esta rapaz...


"A ver. En esto del azor por desgracia soy bastante experto. En primer lugar te digo que por más que mires jamas lo verás, salvo que sea justo cuando ataca. Las palomas se acostumbran a los ataques del peregrino, a los del azor nunca porque siempre ataca a traición. Nada lo asusta. Descubre todos los trucos y esquiva casi todas las trampas. El mejor remedio si tienes azores por tu zona es no volar a las palomas y si lo haces nada de dejarlas sueltas todo el día. Sinceramente el que te ha dicho eso no tiene ni idea de palomas. Suelta siempre a mediodía. El azor ataca por la mañana temprano o a la tarde. Cuando las vueles que tengan hambre y ya antes de volarlas acostúmbralas a darles de comer haciendo sonar un silbato. De esta forma al soltarlas con hambre, cuando lleven media horita volando les echas de comer y haces sonar el silbato. Se meterán todas dentro rápidamente. No hay cosa peor que dejar las palomas por fuera zanganeando en el tejado para que el azor ataque. Si todo el bando esta volando junto y con ganas lo tendrá mucho mas difícil."