------- PICHONES EN VENTA ---------

------- PICHONES EN VENTA ---------
Pulsa en la imagen para ver las parejas disponibles

miércoles, 7 de marzo de 2018

Los nuevos

A pesar de que no llevan ni dos días en su nuevo palomar mis pequeños "fichajes internacionales" parece que ya se sienten como en casa... basta ver lo relajados que se tumban para disfrutar con el sol de la mañana...






Está claro... estos nórdicos, ya sean palomas o ya sean turistas, no pueden resistirse al sol de España... je,je,je,je

martes, 6 de marzo de 2018

De vuelta en casa

Tras un fin de semana "de aventura" por Houten ya estamos de vuelta en casa. Esta vez, por suerte, la planificación sí que funcionó y aprovechamos los tres días al 110%. Visitamos y compramos todo lo previsto y aún tuvimos tiempo para seguir haciendo nuevos planes e incluso asistir en directo a la subasta total de un prestigioso colombófilo belga recientemente fallecido. En cuanto a los nuevos fichajes me he traído nueve pichones para volarlos en casa (recién destetados) y una hembra adulta (directa de Thierry Sibille y con sangre del fondista holandés Jos Martens y del campeón belga Yvon Deneufbourg). En cuanto a líneas... un poco de todo, pero pensando siempre en buscar palomas que puedan volar bien en mi actual línea de vuelo en Madrid. Sobre los palomares de procedencia... siempre intentamos buscar palomares "pequeños", sin grandes campañas publicitarias, pero que tengan palomas que a la mano resulten interesantes... aunque a veces hacemos "excepciones involuntarias" a esta última norma. Digo lo de "involuntarias" por la anécdota que les relataré a continuación. Ayer lunes, después de recuperarme un poco del "atracón de Kms." que nos habíamos dado, me entretuve en poner los nombres de los palomares de procedencia de mis pichones en Internet, a ver qué salía, y no vean qué sorpresa me llevé con un par de ellos. Habíamos comprado dos pichones a un colombófilo belga de Putte (el pueblo de los hermanos Engel, entre otros) el cual los ofrecía en una pequeña cesta en medio de la plaza mayor. Tras echarle un vistazo y negociar su precio nos quedamos con los que nos parecieron mejores y al pagarle le pedimos que nos diera los pedigrees, pero este señor nos indicó que él no hace pedigrees y que sólo nos daba el título de propiedad. Es decir, aparentemente un "tipo sencillo" pero que si pones su nombre en PIPA, tiene, además del correspondiente reportaje en exclusiva resumiendo todos sus campeonatos, una extensísima lista de primeros premios volando los dos grandes clásicos belgas de la velocidad que son Noyon y Quievrain.... y, entre premio y premio, vende sus pichones en la calle a 35 euros cada uno... je,je,je,je. El segundo caso no fue menos llamativo. Compré un macho azul pinto para el Pequeño Gus que es muy fan de las palomas de pluma blanca. Los escogimos entre varios que tenía a la venta un "abuelete" alemán que fue superamable con nosotros. Hablamos muchísimo rato con él, pero de todo menos de palomas... de Canarias, de Suiza, de cómo ha cambiado la colombofilia, etc... mientras nos invitaba a unas cervecitas para amenizar la charla. Acabada la tertulia elegí el pichón que más me gustaba y resultó ser un hijo de su mejor viajero de 2017... bueno, eso ayuda, aunque al fin y al cabo yo lo compraba por su color y para que le gustara a Gus, pero si además viene de buena línea, pues mucho mejor. Tras esto nos despedimos y, cómo decía, antes ayer me puse a investigar un poco. A este hombre no lo localicé por Internet sino revisando las revistas que había "recolectado" en la Feria. Una de ellas, el anuario que edita PIPA, suele incluir a los colombófilos más relevantes de toda Europa, aunque es cierto que también es un documento comercial que muchos usan como mera promoción, y ahí me lo encontré a él en una de las primeras páginas... enchaquetado y rodeado de "tropecientos" trofeos. El "abuelete" de charla amena parece que, además de muy afable, es un palomar puntero de Alemania... je,je,je,je... está visto que mi "fino olfato" para nuevos talentos esta vez ha fallado de pleno.

El ordenador de abordo no engaña... 3.575,9 Kms. en cuatro días... Gran fondo en estado puro

sábado, 24 de febrero de 2018

Un paso adelante

Este año en Madrid, por primera vez (al menos hasta donde alcanza mi corta memoria de recién llegado), se volará a tres sueltas un campeonato regional de pichones del año en la primera quincena de junio (2, 9 y 16 de junio). Dichas pruebas se harán coincidir con sueltas de adultas, es decir, aprovecharemos el transporte de una suelta de fondo, donde los camiones van casi vacíos, para dar una suelta más corta a los pichones del 2018. Que quieren que les diga... la idea me parece genial. Este pasado 2017 se probó algo similar pero con el tremendo error de llevarlo a cabo en el mes de octubre... fechas que son malas en todos los sentidos, tanto por climatología, como por horas de luz y estado de la muda, lo que influye muchísimo siempre sobre el rendimiento de los pichones y los resultados ahí están para confirmarlo. Desde ya me apunto a la iniciativa y creo que la misma servirá para dar otro paso adelante en el desarrollo de la colombofilia de la región.

jueves, 22 de febrero de 2018

De vuelta a la carretera

Al igual que el año pasado, en 2018 volveremos a visitar Houten, pero en esta ocasión vamos con el firme propósito de centrarnos en visitar lo que es la feria propiamente dicha, dejando de lado la "vida social", que aunque el año pasado nos permitió conocer a gente de todos lados y visitar palomares tan relevantes como el de Jos Thoné... también hizo que no pudiéramos ver con calma la mayor parte de los expositores que estaban presentes en la expo. Otra novedad con respecto al año pasado es que en esta ocasión iremos en nuestro propio coche (algo más de 1.700 Kms. desde Madrid a Houten... un gran fondo en toda regla... je,je,je,je) para poder "fichar refuerzos" sin las limitaciones que siempre imponen las aviones. En relación con este tema del transporte de las palomas cabe reseñar que este año, por primera vez en la historia, la propia organización de la feria ofrece un servicio de reparto a domicilio de las palomas que se vayan comprando. Estos holandeses, que son unos fieras para los negocios, se han dado cuenta que este servicio era algo que la gente pedía a gritos, pues muchos "se cortaban" de comprar por no tener luego forma de enviarlas a casa o porque preferían no tener que "luchar" con las compañías aéreas intentando embarcar las palomas (yo, que tengo bastante experiencia con lo de llevar palomas en los aviones, tengo claro que te pondrían menos pegas si llevaras un kilo de coca que cuando te ven con un par de palomas). Para concluir algunos datos relevantes sobre Houten:

Fechas: 3 y 4 de marzo de 2018.
Lista de expositores para 2018: Lista Expo.
Dirección: Meidoornkade 24 Wood, Houten, Holanda.
Artículo en español sobre la Feria de Houten: Artículo.

Ya les contaré a  mi vuelta... ;)

domingo, 11 de febrero de 2018

Volando fuerte

Por fin mis pichones, a pesar de todas las peripecias e infortunios que han tenido que vivir en estas últimas semanas, empiezan a "salir del bache" y ya casi parecen "mensajeras de verdad". A día de hoy vuelan una hora en casa sin apenas tener que enseñarles la bandera y ya les he dado un primer entrenamiento desde algo más de 20 Kms. De momento, todo va de acuerdo a lo esperado. En esta primera suelta han faltado un par de ellas... las típicas que parecen mensajeras por fuera pero luego por dentro no tienen lo que se necesita para este oficio. Con el paso del tiempo cada vez tengo más claro que a estas sueltas iniciales no deberíamos denominarlas "de entrenamiento", porque realmente una paloma bien volada en casa no entrena nada "especial" porque la separemos 20 Kms. de su palomar... y quien dice veinte dice cuarenta o incluso cien. Yo me inclino más por usar el término sueltas de "selección". Sueltas de selección para cribar aquellos pichones que no son capaces de orientarse de forma consistente en distancias crecientes. A estas edades buscar más que eso o, como decía antes, querer usar estas sueltas como "entrenamiento adicional" pienso que no aporta nada a nuestras palomas, salvo riesgos innecesarios. Lógicamente, los pichones que salen a la carretera lo hacen sólo cuando en casa han demostrado que están en buena condición física y que vuelan con fuerza. Como decía, buscamos identificar y eliminar a los que no son capaces de orientarse y para ello no debemos dejar que una mala condición física nos desvirtúe los resultados. Si un pichón vuela sin problemas en casa una hora y no regresa de 20, 40 ó 100 kms. es que algo falla en su "GPS" y no vale la pena que perdamos más tiempo con él dándole horas extra de entrenamiento, suministrándole "pócimas mágicas" o poniendo en práctica la última "técnica de motivación" que nos haya contado algún compañero de club. Siguiendo con esta misma filosofía, mis adultos hace años que no salen nunca a la carretera, pues ya han demostrado de sobra que saben orientarse y la condición física la ganan volando sobre el palomar y con los concursos previos a los primeros fondos del año. Cuando aún faltan dos meses para el primer concurso de mis adultos (un mes justo para el primer concurso de mis pichones), estas palomas actualmente están encerradas, criando tranquilamente y sin pensar ni en cestas, ni en azores ni en sueltas de Portugal... simplemente disfrutan de la vida en su palomar y cargan baterías ante lo que les espera desde finales de abril, con el primer vuelo de más de 500 Kms., hasta finales de junio, con el tercer Cabo San Vicente de la temporada. Empezarán a competir con el club a primeros de abril y no saldrán a volar en casa hasta mitad de marzo... que hay que economizar esfuerzos cuando uno juega con poco más de treinta palomas... Evidentemente, esta estrategia sólo es válida cuando, como sucede en mi caso, los campeonatos no tienen ningún interés y sólo se compite en sueltas de una determinada modalidad... yo sólo compito en las sueltas de fondo (500-700 Kms.). 

Les dejo para acabar algunas fotos de mis supervivientes mientras vuelan alegremente en casa... siempre con permiso del hermano azor... je,je,je,je













jueves, 1 de febrero de 2018

Palomas buenas

Uno de los temas colombófilos de los que más me ha tocado "debatir" últimamente con los colegas de afición, especialmente cuando voy a Canarias, es sobre si las "palomas canarias" pueden volar consistentemente en cabeza, semana tras semana, en sitios como Madrid. Antes de seguir me gustaría puntualizar que cuando uso la expresión "palomas canarias" me refiero a nuestras "palomas clásicas",  a esas que nunca se dan por vencidas y que hasta que no cae la noche sabes que debes esperarlas, porque "vienen siempre"... esas que un día las ves llegar en cabeza y piensas... "menuda suelta chunga vamos a tener hoy, si estas son las que están llegando primeras". Cualquiera que haya volado en Canarias sabe de qué palomas hablo. El argumento que más suelo escuchar en estas charlas es algo así como: "las palomas buenas vuelan bien en todas partes", "yo mandé hace diez años unos pichones a un amigo de (pongan aquí la provincia de la Península que quieran) y ha hecho virguerías con ellos", "600 Kms. son 600 Kms.... aquí y en Pekín", etc. Yo por el contrario pienso que no hay palomas buenas en el sentido absoluto del término, sino que al adjetivo "bueno" debemos añadirle siempre un segundo complemento para indicar dónde son buenas. No tiene nada que ver lo que necesita una paloma para volar un seiscientos en Madrid, donde nadie se mosquea porque se reciban en sueltas de ese tipo el 80% de las encestadas, con lo que necesita una paloma para volar los mismos Kms. en Canarias, donde el porcentaje de recepción en estas sueltas no pasará en la vida del 10%, como mucho. Ya sé que muchos dirán que el mar es el factor clave... bueno, sí.... pero no tanto. Les pongo a continuación un ejemplo de lo que sucede en Bélgica. Allí también tienen "sueltas madrileñas", como puede ser Limoges (600 Kms. aprox.), y "sueltas canarias" como puede ser "Valence", con, más o menos, la misma distancia en Kms. que Limoges, pero con resultados muy diferentes. Para que aprecien la diferencia abismal que existe entre ambos puntos de suelta, les dejo a continuación un par de rankings que elabora PIPA sobre las mejores palomas de estas dos sueltas que a primera vista podrían parecer "equiparables". Me he revisado la lista completa y salvo error u omisión por mi parte no es que no se repita ninguna paloma entre los dos rankings, cosa que podría suceder e incluso podría ser de esperar, sino es que incluso no se repite ningún colombófilo entre ambas clasificaciones. Como es habitual por esas latitudes la especialización es vital. Hay competidores de Limoges (y sueltas similares) y hay competidores de Valence (y sueltas similares), cada cual con sus métodos y con sus "palomas especialistas" para cada terreno.

Para los amantes de las estadísticas y de "aprender" nombres nuevos de gente que, en muchos casos, gana con bastante más asiduidad que otros supuestamente "grandes" de nuestro deporte, aquí les dejo los enlaces a los rankings indicados:

miércoles, 31 de enero de 2018

El jugador de ajedrez

A raíz de mi comentario en el que hablaba sobre los ataques de azor que estoy sufriendo y sobre las medidas de "protección" que algún compañero recomendaba en un foro colombófilo, me escribió un lector habitual de este blog para pedirme que fuera prudente a la hora de valorar el éxito o el fracaso de una medida "anti-azor" porque estos bichos son como "jugadores de ajedrez". Tú hoy haces un movimiento, lo puteas, y él, al poco tiempo, hará otro para contrarrestar tu acción.... y efectivamente así ha sido. Les cuento un poco la sucesión de hechos... Huyendo de esta fiera empecé a soltar las palomas mucho más temprano que lo que solía hacer. Pasé de soltar cerca de las seis de la tarde a hacerlo a eso de las cuatro. La primera semana o diez días la medida funcionó de maravilla... ni rastro del azor y cuando lo veía por la zona o seguía de largo sin ponernos asunto o se iba a por el bando pero en "modo juguetón", las embestía pero sin demasiado interés. Las palomas con hacer un pequeño "juego de cintura" se lo quitaban de encima y a seguir entrenando, pero ayer la cosa cambió y se nos presentó con ánimos guerreros  mientras volaba el bando, sin importarle un carajo que no fuera "hora de comer". Como este bicho tiene algunas dificultades para ir a por la palomas que vuelan con fuerza, ya que ni de lejos tiene la velocidad de un peregrino, se tiró a por la típica remolona que sólo vuela un rato y acaba siempre "escondida" en el techo de un invernadero cercano. Esta que les pongo a continuación es una foto de los restos que dejó a su paso... dentro del círculo rojo pueden apreciar el reguero de plumas en el lugar donde estaba posada la paloma atacada:


Fue un ataque clásico de azor... horizontal, por sorpresa, con el sol a su cola (para que la presa no lo vea venir hasta que lo tenga encima) y arrancando sobre la marcha con la presa, sin pararse a matarla hasta llegar a un lugar seguro. En esta ocasión lo vi todo en primerísimo plano y una vez más la "chulería" de estos animales le costó quedarse en ayunas, pues se posó a comerse a su víctima a poco más de treinta metros de donde yo me encontraba. Corrí hacia él y pude salvar la paloma, mientras el azor remontaba de nuevo el vuelo. Esta pobre no creo que este año vaya a poder competir, pero seguro que se recuperará sin mucho esfuerzo. Como me había anticipado nuestro compañero, el azor había movido ficha, aunque en esta ocasión la jugada le salió mal, a pesar de lo cual hoy volvió a la carga a la misma hora del día anterior... aunque usando otra estrategia, como buen ajedrecista que no se da por vencido ante el primer inconveniente.... je,je,je. Esta vez no apareció de la nada para atacar "por la vía rápida", sino que utilizó una táctica más propia de los peregrinos. Se acercó al palomar volando alto y en círculos. Las palomas que esa táctica ya "la llevan en los genes" respondieron como suelen hacer en estos casos... empezaron a volar más alto que el bicho para quitárselo del cogote... hasta que una perdió los nervios y se salió de la formación, como suele pasar normalmente.... y el azor haciendo de halcón se colocó en posición y le hizo un picado... pero, para que nos vamos a engañar, el que ha visto a un peregrino hacer esta jugada ya sabe con tiempo cómo acaba la película y al hermano azor se le veía que estaba fuera de su medio, y el picado que se marcó fue bastante penoso. La paloma asustada, pero sin realmente verse en peligro en ningún momento, se refugió entre unos árboles dándome tiempo a mi para correr hasta ellos y volver a espantar al azor por segunda vez en dos días. Felizmente todo quedó en un susto y al rato la paloma se atrevió a salir de los cipreses para volver al palomar. 

A pesar de estas dos victorias "parciales" el azor sigue ganándome la partida de sobra pues en lo que va de año ya son catorce las "fichas" que me ha comido (doy por hecho que no todos comidos por el azor, sino en muchos casos ahuyentados de la zona por sus continuos ataques). Habrá que esperar a mañana  a ver por dónde nos sale este "Kasparov" emplumado.  

domingo, 21 de enero de 2018

Una gran subasta

Hoy en día si de algo tenemos para dar y regalar en nuestra afición son subastas. Casi a diario se ponen "bajo el martillo" cientos de palomas en toda Europa y con la facilidad de Internet ya no hay fronteras a la hora de comprar cualquier animal que nos pueda interesar. Lógicamente entre tanta oferta hay un poco de todo... paloma buenas y palomas malas, auténticas gangas y precios inflados hasta la locura, palomares punteros y palomares "de regional", fotos reales y primeros premios del "fotochop"... Es ahí donde entra el buen criterio de cada uno para saber cuándo y dónde comprar, con la idea de evitarnos posibles disgustos a posteriori (palomas que no se parecen ni de lejos a las de las fotos, animales en pésimo estado de salud, pichones con un físico que recuerda a cualquier cosa menos a un futuro atleta, palomas adultas compradas como machos o hembras y que luego resultan ser del sexo contrario, etc.). Dicho todo lo anterior y si me admiten que les sugiera una subasta, me permitiría recomendarles la que en estos momentos realizan en la web de Herbots los prestigiosos colombófilos belgas Thierry y Thomas Sibille... vale que no soy objetivo cuando hablo de ellos y de sus palomas, porque son buenos amigos, pero lo mismo que les digo esto también les digo que pondría la mano en el fuego por la calidad de lo que ofertan y, por supuesto, por la seriedad de toda la organización de la subasta. Este es el enlace a la comentada subasta, por si alguno se anima a pujar por estas fabulosas palomas: Subasta Sibille. Las palomas compradas en esta subasta se ponen en España (Madrid) sin coste adicional y las traigo yo personalmente, por lo que la escusa del transporte ya no les vale... je,je,je,je,je. Otra cosa a tener en cuenta es que, como suele pasar en todas las grandes subastas, hay una primera parte de la puja que se hace en Internet y el remate final se lleva a cabo posteriormente en un acto público. Quien esté interesado en pujar el último día en el local de subasta puede contactar conmigo y le gestionaré la realización de las pujas que desee llevar a cabo.




sábado, 20 de enero de 2018

De record

Recuerdo que cuando instalé mi nuevo palomar en su actual ubicación en Madrid me alegró sobremanera el ver que era una zona "limpia" de rapaces... al menos así fue durante los primeros años de mi estancia allí, pero estos dos últimos años la cosa ha cambiado drásticamente con la llegada de "un vecino" tan implacable como es el azor. Como ya les he comentando por ahí abajo, sus ataques son casi diarios sobre mi bando y, a diferencia de los halcones, el porcentaje de éxito de los azores es brutalmente elevado, ya que no busca un ataque directo sobre el bando mientras este vuela, lo que da cierto margen de defensa a las palomas, sino que prefiere sorprenderlas cuando están posadas cerca del palomar o incluso en el propio sputnik. Los números hablan por sí solos... en 2017... ataque de azor el día tres de enero, las persigue por toda la zona y acaba metiéndose dentro del palomar a rematar la faena... resultado... diecisiete bajas en un día, entre muertos y pichones que fruto del pánico salen a volar y no regresan más. En 2018, en los dieciocho días que han volado este año, catorce bajas, igualmente, entre las que caen presas del bicho y las que huyen y no se vuelve a saber nada más de ellas. Ya sé que esta es la ley de la naturaleza y que yo soy el que ha decidido poner el palomar en mitad de su territorio... pero el cabreo y la sensación de frustración permanente no me la quita nadie.

Tras finalizar de escribir el texto anterior, justo antes de darle a "Publicar", estaba mirando en un foro de colombofilia y casualmente me encontré con otro compañero que también pertenece al club de  los "amigos del azor"... je,je,je,je. A continuación copio su comentario porque coincide plenamente con mi experiencia y me parece muy descriptivo de lo que supone convivir con esta rapaz...


"A ver. En esto del azor por desgracia soy bastante experto. En primer lugar te digo que por más que mires jamas lo verás, salvo que sea justo cuando ataca. Las palomas se acostumbran a los ataques del peregrino, a los del azor nunca porque siempre ataca a traición. Nada lo asusta. Descubre todos los trucos y esquiva casi todas las trampas. El mejor remedio si tienes azores por tu zona es no volar a las palomas y si lo haces nada de dejarlas sueltas todo el día. Sinceramente el que te ha dicho eso no tiene ni idea de palomas. Suelta siempre a mediodía. El azor ataca por la mañana temprano o a la tarde. Cuando las vueles que tengan hambre y ya antes de volarlas acostúmbralas a darles de comer haciendo sonar un silbato. De esta forma al soltarlas con hambre, cuando lleven media horita volando les echas de comer y haces sonar el silbato. Se meterán todas dentro rápidamente. No hay cosa peor que dejar las palomas por fuera zanganeando en el tejado para que el azor ataque. Si todo el bando esta volando junto y con ganas lo tendrá mucho mas difícil."