------- PICHONES EN VENTA ---------

------- PICHONES EN VENTA ---------
Pulsa en la imagen para ver las parejas disponibles

viernes, 30 de junio de 2017

Ya estaba tardando en llegar

Aquí ya les he hablando en muchísimas ocasiones de mis amigos Thierry y Thomas Sibille, dos colombófilos belgas que con sus palomas de primer nivel y un trabajo serio y constante se han abierto hueco entre los palomares punteros de un país tan competitivo como es suyo. Sus resultados año tras año han sido siempre deslumbrantes, a pesar de competir desde un palomar muy pequeño contra los grandes trasatlánticos de la colombofilia internacional, pero les faltaba algo... faltaba un primer premio "a lo grande", en una competición de relumbrón y contra muchos miles de palomas, pero el pasado el diecisiete de junio por fin lo lograron, quedando primeros contra 10.702 palomas en el seminacional de Nevers. Lo cierto es que Nevers no es para nada una "suelta Sibille" pues no llega siquiera a los 400 Kms., pero es que la ganadora tampoco es para nada una "paloma Sibille", al menos no es parte de sus clásicas líneas de fondo. Como suele pasar en estos casos la palomita en cuestión tiene detrás de sí una historia curiosa ya que nació de un huevo regalo de su amigo Roger Debusschere, famoso por sus elevadísimas inversiones a la hora de adquirir lo mejor de lo mejor en todos los palomares punteros. Por las venas de la campeona corre la sangre de las palomas de Gaby Vandenabeele, todo un clásico en este tipo de sueltas.

Th & Th Sibille - 1º SemiNacional Nevers 2017

jueves, 8 de junio de 2017

Entrenando

En estos momentos a mis palomas aún les quedan por delante dos fondos más antes de poder dar por finalizada la temporada 2017, a saber... Faro (Portugal) y el tercer Cabo San Vicente. El calendario por primera en este año vez nos coloca de forma consecutiva dos sueltas de más de 500 Kms., lo que unido al calor reinante a estas alturas del "casi-verano" y al reducido número de viajeros que me quedan en casa hace prever que de aquí en adelante nos va a tocar sufrir de lo lindo. Mi idea es hacer dos equipos para que ninguna paloma repita suelta, pero ya veremos como va la cosa este fin de semana y en función de ello decidiré que hacer en el último Cabo San Vicente. Mientras me aclaro las ideas, mis palomitas continúan a lo suyo... entrenando a tope... Estos días les ha tocado dar vueltas alrededor de un espectacular arco iris...Aquí les dejo algunas fotos:





 








Una historia con final feliz

Como normalmente sólo contamos aquellas historias que no acaban bien... las de tipos que se quedan con palomas que no son suyas, las de dueños que pasan de sus palomas cuando los avisan de que han sido cogidas en otros palomares, etc... creo que también conviene contar alguna que tenga un final feliz. En este caso la historia empieza con un cristiano, no colombófilo, que encuentra una paloma en un aparcamiento. Como en Canarias tenemos la ventaja de que casi todo el mundo sabe qué es la colombofilia, este señor ya sabía que lo que tenía que hacer con "una paloma anillada" es llevarla al club colombófilo de su barrio y así lo hizo. Una vez allí miraron la anilla de la paloma y vieron que era de Madrid. Al ver esta anilla tan poco habitual por las Islas alguien pensó que el nexo "Canarias-Madrid" podría ser yo, pero como no me conocía de nada lo que hizo fue llamar a un buen amigo mío y darle el número de anilla de la paloma, para que me avisara. Este amigo a continuación me llamó para comentarme la situación. El número de anilla no era mío pero era tremendamente cercano por lo que la paloma tenía que ser de mi club. Tras buscar un poco localicé al dueño de la paloma. Efectivamente, la paloma era de un socio de mi club y lo más increíble del tema es que esa paloma, que la habían cogido un martes en Tenerife, había sido soltada el domingo anterior desde Cabo San Vicente, en Portugal, es decir, a 1.182 Kms de donde estaba ahora la paloma. Ya sea volando o en barco ese recorrido en tan poco tiempo es una auténtica pasada para una paloma perdida, es decir, que no vuela con una dirección prefijada. En este caso el dueño no dudó ni un minuto en querer recuperar su paloma y como yo tenía que volar al poco tiempo a Gran Canaria pusimos en marcha la logística para mover la paloma desde Tenerife a Gran Canaria. En el club se la dieron a su soltador y cuando este vino a soltar en Gran Canaria un amigo la recogió allí y la guardó en su casa hasta ayer que yo llegué a la Isla. Anoche recogí la paloma y hoy mismo me la traje conmigo del vuelta a Madrid. Ahora un par de días en mi palomar y el sábado ya estará de vuelta en su casa. No me dirán que este no ha sido un trabajo en equipo de primer nivel y todo ello gracias a lo que nos une, por encima de la ideología que pueda tener cada cual,... la colombofilia.

Aprovecho este escrito para darle las gracias al cristiano que cogió la paloma y la llevó al club, a Manolo (el colombófilo tinerfeño que pensó en mí como "contacto madrileño"), al soltador del club de Tenerife que la trajo para Gran Canaria y a Juan Reyes (el que le dio pensión y fonda hasta mi llegada a las Islas)... y la enhorabuena a su dueño (Mihail Burlacu) por el interés en recuperar a su palomita.

domingo, 4 de junio de 2017

Los buenos resultados de la Cesta del Tesoro

Anoche abrimos los relojes del segundo Cabo San Vicente (628 Kms.) del año y... por fin... je,je,je,je,je... mis palomas se dejaron ver por las primeras posiciones de la clasificación social ocupando los puestos: 1º, 54º y 55º. De cinco palomas encestadas recibí cuatro y tres de ellas dentro del porcentaje de premios, lo que supone colar el 60% de mis palomas dentro del 30% de la clasificación... no está mal ;)

El ganador de la suelta, como casi todas las palomas de lo palomares "pequeños", tiene detrás de sí una historia curiosa que contar. Este macho es un regalo, otro más, de mis amigos Thomas y Thierry Sibille, pero no es un regalo cualquiera, sino que fue parte del lote de veinte pichones que Sibille me crío cuando me vine a vivir a Madrid, el cuál fui a buscar personalmente en mi coche, conduciendo para ello cerca de 3.000 Kms. Estas palomas vinieron de Bélgica con unos cuarenta días de edad y anilladas con anilla española... porque ya saben lo que pasa con las anillas extranjeras en nuestro país. En esa cesta de veinte pichones, además de este macho y su hermano (ambos hermanos a su vez del 3er clasificado en el Derby de Thailandia, el cual se subastó posteriormente en 6.000 euros) venían, entre otros: los que luego serían los padres de mi "Olympic Sibille", una hija de un 1º de Barcelona, dos hijos del Pau de Sibille (considerado por la prestigiosa web de PIPA como uno de los mejores voladores de toda Bélgica desde Pau en los últimos años) y así un largo rosario de "perlas colombófilas" que llegaron a mi casa sin necesidad de pedirlas, porque ya saben que los buenos amigos son como la sangre, que viene cuando hay una herida sin que nadie tenga que llamarla. Lógicamente, mi gratitud hacia ellos, por este gesto y por otros muchos más, no tiene límites.

Abajo a la izquierda, con las alas blancas, mi ganador de Cabo San Vicente justo antes de salir de su palomar de nacimiento en casa de Th, Sibille (Courcelles, octubre-2013) y ya encestado con sus diecinueve compañeros de viaje

Olympic Sibille... sus padres venían también en la "Cesta del Tesoro"

Sólo un dato más para completar esta pequeña "historia de palomas". En cuanto supe del buen resultado obtenido en la suelta le escribí a Sibille para compartirlo con él y vean lo que es ser un excelente colombófilo y conocedor de su propia línea de palomas. Sus primeras preguntas fueron... ¿qué velocidad hizo la paloma?, ¿hacía calor?, ¿había viento?, ¿cuánta ventaja le sacó a tu segunda paloma?. Mis respuestas fueron, por orden: 1.172 mm, más de 30 grados, viento de costado todo el trayecto y le sacó casi dos horas a mi segunda paloma. Ante estos datos su respuesta fue tajante... lo suponía... porque esas son las condiciones ideales para las palomas de mi línea.